Materiales de construcción que se pueden reciclar

    El sector de la construcción es uno de los más contaminantes, responsable de emplear hasta el 40% de los materiales que se extraen en España. Incorporar la reutilización y el reciclaje de materiales en esta industria reduciría tanto la contaminación como los costes finales de edificación, beneficiando así a las empresas. En Catalunya, la Generalitat aprobó la Ley 05/2020 que obliga a utilizar un mínimo de 5% de áridos reciclados en los nuevos proyectos de construcción. Desde Alberich aspiramos a cuidar el medio ambiente, ayudando a la vez la economía empresarial y siempre en línea con los requisitos legales vigentes.

    El hormigón

    Uno de los materiales de construcción más importantes a reciclar es el hormigón, ya que es el segundo material más utilizado en el mundo, después del agua. Se estima que se fabrican alrededor de 25 mil toneladas de hormigón al año.

    Este material se recicla a través de una trituradora en un centro autorizado, se convierte en áridos y se reutilizar para subbases de carreteras o para fabricar barreras de contención rígidas. Por supuesto, también se emplea como agregado en nuevos hormigones.

    El acero

    Fabricado a través de la combinación de hierro y carbón, el acero es un material que se ha reciclado históricamente y hoy más que nunca. Esto se debe a que este material no pierde su calidad cuando se recicla. De hecho, consume 80% menos electricidad reciclarlo que producirlo. Se encuentra tradicionalmente en barras de refuerzo para hormigón armado, clavos, alambres y perfiles metálicos.

    La madera

    Aunque en los edificios modernos no se emplea mucho este material, cuando sí se dispone de él, es importante reciclarlo. Las piezas de gran tamaño son a menudo reutilizables y las más pequeñas o de baja calidad se emplean como materia prima para la fabricación de paneles y láminas MDF.

    El yeso

    Otro material que se puede reciclar infinitamente es el yeso, que mantiene sus propiedades igual que el acero. Además, su incorrecta gestión puede conllevar emisiones de ácido sulfúrico, que es altamente tóxico y contaminante. Este tipo de contaminación es sancionado por la ley española con multas de hasta 30.000€, dependiendo de la gravedad. Para su correcto reciclaje, hay que llevarlo a un centro autorizado, como los de Alberich, por ejemplo, o contratar su recogida.

    El poliestireno expandido

    Más conocido en España como Porexpan, por la marca que lo empezó a popularizar, el poliestireno expandido es un material plástico espumado. Es más difícil de reciclar, pero se puede triturar, compactar o incluso quemar para su reutilización en nuevos productos plásticos, acabados o incluso pinturas. Su incorrecta gestión es altamente contaminante, ya que los residuos de porexpan no son biodegradables.

    Los metales ferrosos y no ferrosos

    Prácticamente todos los residuos metálicos de una construcción se pueden reaprovechar llevándolos a un centro autorizado de reciclaje. Indiferentemente de si son ferrosos o no, se pueden separar, reciclar o refundir para volverlos a utilizar en nuevos formatos.

    Dentro de los metales no ferrosos, cabe hacer mención especial del cobre, que conserva su calidad a pesar de ser reciclado y por eso está tan cotizado.

    ¿Tienes una constructora y quieres reciclar tus residuos o comprar materiales de construcción reciclados? ¡Ponte en contacto con nosotros para más información!

     

    0 Comentarios